x

Tenía que ir al norte del país por 3 días y no tendría suficiente dinero para poder alquilarme un hotel así que le pedí a unas de mis tías que me alojara en su casa por ese fin de semana. Mi tía Azucena aceptó muy amablemente pero sin mencionar algunas incomodidades para poder pasar las noches al dormir en su casa. Cuando me instalé noté que mi tía había cambiado mucho desde su apariencia personal, que era lo que más resaltaba hasta su manera de comportarse. Justo aquella primera noche cuando regresé de mis actividades a las que había ido a esa ciudad, encontré a mi tía con unas amigas las cuales tenían una apariencia de putas totales, desde cómo se vestían hasta como hablaban, fue entonces que entendí el cambio que Azucena había adoptado. Esa noche me dio unas cobijas y me dijo que estaban haciendo unas refacciones en su casa y que el sofá cama me permitiría pasar la noche. Por más que intenté no pude y fui su cuarto para pedirle poder descansar ahí, pero nunca imaginé que al ingresar la encontraría aparte de ebria, semidesnuda. Fue impactante, verle el culazo que mi tía tenía a su edad, igual me metí en la cama e inmediatamente fui rechazado pero para mi sorpresa ella me reconocía a medias y dejó que me le fuera encima. Nunca pensé follar con ella, pero no me arrepiento ni tampoco ella, porque luego de todo lo que hicimos aquella noche en su cama, descansamos juntos y pasamos así el resto de noches, de igual manera follando y haciendo cosas que realmente nos gustaron. Ahora ya solo viajo para verla y poder nuevamente tener noches similares a su lado.

Kommentar zum Video

Tu e vergeblich veröffentlicht. Erforderlich *

*

2 Kommentare